Clasificación a cuartos de final de Champions League sufriendo lo inimaginable

El paso de ronda parecía en el bolsillo luego del 4-0 en el partido de ida contra el Arsenal, pero los ingleses se pusieron 3-0 al término del primer tiempo, haciendo revivir a los rossoneros pesadillas como “La Coruña” o “Estambul”. Afortunadamente, en el segundo tiempo no se recibieron goles y se pudo pasar a cuartos de final por primera vez después de 5 años.

CON TODO EL ARSENAL – Como era de esperarse, el Arsenal salió con todo. Presionó en campo contrario y buscó el 1-0 desde el primer segundo de partido. El Milan cometió un error de marcación en un córner y se vio en desventaja tempranamente (7′). El equipo se vio lento e impreciso y con bajos rendimientos individuales, por ejemplo, Emanuelson aportó muy poco filtro y además perdía la pelota con mucha facilidad. Incluso uno de sus mejores hombres en esta y la anterior temporada, Thiago Silva, cometió un grave error en el minuto 26 despejando mal un balón que Rosicky transformó en el 2-0. El Milan tenía muchos lesionados y pagó la inexperiencia en torneos europeos de muchos de sus jugadores. El caso más evidente fue el de Mesbah, que tuvo un partido desastrozo, fallando en los quites, en la entrega de balón, e incluso cometiendo el penal que Van Persie convirtió en el 3-0 a los 44 minutos.

SIN GASOLINA – Suele suceder que un equipo que sale desde el primer minuto con gran intensidad en busca de un resultado, pierde tarde o temprano las energías. Fue lo que se vio en la segunda parte, donde el Arsenal ya no era la misma máquina del comienzo. Además, el Milan se tranquilizó y comenzó a jugar; incluso pudo marcar el descuento en varias oportunidades, y sólo sufrió una llegada importante, que Abbiati salvó milagrosamente.

LOS MEJORES – Dentro de esta mala actuación, los jugadores a rescatar son Mexes, que quitó siempre con gran calidad y precisión, y además dio una gran salida desde la defensa. Abate tuvo una entrega encomiable y nunca se dejó desbordar. Van Bommel cometió un par de errores, pero fue de los mejores, a pesar de que tuvo que jugar desde los 4 minutos condicionado por una amarilla que recibió y que le significará perderse el próximo partido. Ibrahimovic en el segundo tiempo se puso el equipo al hombro; peleó y aguantó todos los balones que llegaban arriba, se sacrificó de gran forma por el equipo, fue un líder y referente para sus compañeros. Aquilani entró en los últimos 20 minutos de partido por El Sharaawy, y fue un gran oxígeno y alivio para el mediocampo del Milan.

Objetivo logrado, pero con un sufrimiento que fue tan inesperado como indeseable. Es de esperar que esta experiencia le sirva de lección a este grupo de jugadores y al cuerpo técnico para crecer y mejorar en los aspectos que le faltan para ser un candidato sólido a ganar al Champions League.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: